5/7/15

Los Minions


Esta entrada va a ser breve: todos conocéis a los minions. Los entrañables secuaces de Gru: mi villano favorito, que pasado cierto tiempo es lo único que recuerdas de una peli al fin y al cabo es una peli de animación más. Los minions conectaron con el público y rápidamente se convirtieron en una máquina de hacer dinero que había que explotar al máximo, y así es como llegó esta película. Que no pare la fiesta.

Como estamos en plena campaña comercial vemos minions everywhere, y a mí me provoca una sensación ligeramente incómoda de que son niños casi esclavizados, como lo fueron Joselito o Marisol en su día. Me los imagino encerrados en jaulas de las que solamente salen para entretener al público con sus payasadas, trabajando para un magnate sin escrúpulos. Luego sacudo la cabeza y me acuerdo de que en realidad los minions no existen, pero el mal rollo ya está generado.

Al margen de esta paranoia, lo cierto es que están ordeñando a la vaca hasta la extenuación y los minions ya empiezan a resultar un poco cansinos. Cuando fui a ver la nueva de Parque Jurásico pusieron el tráiler y un montón de anuncios y el cine ya estaba lleno de carteles promocionales, así que salí de allí cansado de los minions a pesar de que había ido a ver una peli que no tenía nada que ver.

La peli en sí es algo flojucha de guión, con las gracietas típicas y protagonizada por tres de los minions: el resto de la tribu se queda en segundo plano y aparece en algunas secuencias metidas con calzador para recordarnos que están ahí. Lo mejor de los minions es cuando son un montón y empiezan a liarla parda en un apocalipsis de torpeza, de modo que pierden aquí pierden una parte importante de su gracia. De todas formas no hay que preocuparse: de aquí a, por ejemplo, 2020, les dará tiempo a sacar otras cuatro pelis de los minions y seguro que en alguna lo hacen mejor.

1/7/15

Olvido Hormigos - El abrazo infiel

Así es, hamijos. La MILF más caliente de toda España ha escrito una novela erótica y yo me la he leído de buena gana. Llevo siguiendo la trayectoria de este personaje desde que era concejala socialista de Los Yébenes (Toledo) y se difundió por internet un vídeo de contenido erótico que le había enviado a su amante, con el consiguiente escándalo a nivel nacional que provocó que dejase su caro para dedicarse a vivir de la televisión gracias a (¡sorpresa!) Telecinco, saliendo en el Sálvame y en realities como Mira Quién Salta y el último GH VIP, donde fue una de las primeras en caer por cometer el error de enfrentarse a Belén Esteban.

Con este currículum ya puedes escribir lo que te dé la gana, que cualquier editorial (en este caso RBA) te lo va a publicar y además lo va a vender a buen ritmo, independientemente del contenido. En este caso, el contenido es de una calidad más bien baja, aunque tampoco llega a ser la basura que cabría esperar de alguien del universo Telecinco. Es verdad que la pobreza léxica es notable, que hay incoherencias (por ejemplo, al principio Toni trabaja en un programa radiofónico del corazón  y al final resulta que es un magacín de cuatro horas con una sección sobre el corazón) y que las escenas eróticas, que se supone que son lo fundamental del libro, son aburridas y demasiado reiterativas, sobre todo por repetición de la típica fantasía de "el morbo de que nos pillen". Por no hablar de algún diálogo totalmente ridículo que prefiero no reproducir por vergüenza ajena. Aun así, a pesar de todos estos defectos, El abrazo infiel es una novela que se puede leer y es lo suficientemente correcta como para que la forma no te impida profundizar en el fondo.

La novela tiene por protagonista a Adriana Ortiz, una joven estudiante de periodismo que está en su primer año de carrera en la Complutense. Allí conoce a Antonio Velasco, un alumno más veterano, muy guapo, con un futuro prometedor y gran éxito con las chicas. Aquí entra una fantasía muy típica en este tipo de literatura: lograr que un tipo que tiene a todas las mujeres comiendo de su mano se enamore perdidamente de ti. Y esto se logra como suele lograrse en este tipo de literatura: él se acerca a ti (porque eres atractiva) con ánimo de seducirte, pero tú te haces la dura soltándole alguna sobrada, y claro, ve que no eres como las demás, que si quiere conquistarte tendrá que currárselo mucho, y eso le desconcierta hasta que te conviertes en una obsesión para él y le tienes totalmente a su merced. Y así es como Adriana y Toni empiezan su noviazgo y se convierten en la pareja más envidiada y admirada de toda la facultad.

Como veis, esto no es una relación sólida. No lo es porque sus cimientos no pueden ser más endebles: ella está en esa relación por conseguir al hombre que cientos de chicas no pudieron conseguir, y él se metió en esto porque ella fue la única que le planteó un reto. Por eso siempre os recomiendo que cuando estéis considerando la posibilidad de empezar a salir con alguien, os paréis a considerar seriamente los motivos por los que queréis iniciar la relación y seáis honestos con vosotros mismos, porque si queréis construir un futuro con una persona sin que las razones sean las adecuadas, ese futuro será más bien negro.

En el caso de la protagonista, no hicieron falta muchos años de matrimonio para que se diera cuenta de que la relación con su marido no era lo que le gustaría. Y es que, camaradas, si no construyes tu relación sobre cimientos sólidos, en cuando se termina esa pasión del principio, después te das cuenta de que no queda nada. Y es entonces cuando empiezan los problemas y las infidelidades. Es entonces cuando eres una exitosa presentadora de televisión de un canal de la TDT que decide enviar un vídeo erótico a uno de los cámaras que te llevabas un tiempo tirando, que resulta ser un cabrón que lo reenvía a todos sus amigos. A partir de ahí se lía parda a nivel nacional y tienes que ir a refugiarte a tu pueblo para centrarte (y de paso acostarte con alguien más) y volver convertida en La Mujer más Libre de España, es decir, que decides pasar de tu marido y acostarte con quien quieras. Toda esta parte es una farsa, y además os voy a explicar por qué: cuando vuelve de su pueblo jactándose de ser una mujer libre, una de las primeras cosas que hace es dejarse follar de mala gana por el cámara cabrón que había difundido su vídeo. Al final le dio la hostia, le confiscó la cámara oculta y dijo que había sido un polvo de venganza. Pues menuda mierda de venganza, chica; a mí me suena más bien a excusa burda por no saber decir que no. Y luego se tira a otro tipo que le entra en un bar, en un capítulo metido con calzador.  Ya ves tú. Si fuese La Mujer más Libre de España tendría la capacidad de elegir al hombre (o los hombres, o whatever) que ella quisiera, pero simplemente se limita a aceptar o descartar a los muchos tíos que intentan ligar con ella. Se tiende a pensar que la liberación de la mujer pasa por tener muchas parejas sexuales, y eso puede que esté bien para superar muchos prejuicios, pero la clave es saber lo que quieres, ir a por ello y tener la capacidad para conseguirlo, sea mucho o poco, sea una pareja heteronormativa o cualquier otra forma de sexualidad alternativa.

Al final la protagonista se pira con Rafa, el que fuera mejor amigo de su marido en tiempos de la uni, y con quien había tenido un amago de romance antes de iniciar la relación. Lo típico de descubrir que el Amor Verdadero en realidad siempre había estado ahí y blablabla con viaje final al aeropuerto. Una buena forma de cerrar el libro, pero carente de originalidad.

En conclusión: una novela mediocre desde el punto de vista literario, más bien reaccionaria desde el punto de vista sociológico, pero interesante para entender la reacción de la autora ante la difusión de su vídeo íntimo, aunque sea una reacción muy a toro pasado. La verdad es que para una mujer es una putada enorme. Los hombres no nos podemos hacer una idea de lo que se siente. Básicamente porque un vídeo de cualquiera de nosotros nunca podría hacerse viral. A nadie le importa un tío masturbándose para nadie. Y aunque así fuese, no tendría las consecuencias que tendría para una mujer, en el sentido de poner calificativos fáciles, señalar con el dedo y todas esas cosas. Como mucho nos puede dar un poco de vergüenza el saber que hay porno nuestro circulando por ahí, pero si no somos famosos no tenemos nada que temer. Este es el mundo en el que vivimos.

29/6/15

Alena KH - El mercado está fatal: la guerra de las relaciones

"Una mujer machista es el ser humano más machista del universo"

"Luchar por alguien es algo tan humillante como inútil"

"Tener relaciones nos regala experiencias. Estar solteros, el criterio. Solo las personas que en alguna ocasión han conocido la soledad, tan dulce y a la vez tan amarga, pueden detectar cuáles son las cosas que buscan y valorarlas al encontrarlas".



La autora de este libro, que firma con el nombre de Alena KH, forma parte de un tipo de mujeres a las que yo he etiquetado el nombre Sexo en Nueva York. Las Sexo en Nueva York son por lo general mujeres de entre 30 y 40 años, independientes, físicamente atractivas, con una vida sexual sana y solteras. El tema de la soltería les preocupa porque, si bien se sienten cómodas sin novio, también tienen sobre sus hombros la pesada losa de la presión social que les dice que ya va siendo hora de emparejarse, casarse, tener hijos y todo eso que te dicen que tienes que hacer a cierta edad. Cosa que no rechazan, por cierto, pero todavía no han logrado dar con ningún hombre con el que construir un futuro a largo plazo como pareja sea viable, y esto les provoca miles de reflexiones sobre el mundo de las relaciones sentimentales, ya sea en solitario o compartiendo con amigas más botellas de vino de la cuenta (o tacitas de café/té, que hay gente para todo). Muchas de estas reflexiones acaban plasmadas en miles de blogs a lo largo y ancho de internet, entre los cuales destaca Intersexciones, el que lleva la autora junto a algunas colaboradoras. La típica historia: escribes en internet cosas que gustan a la gente y tarde o temprano acaba llegando una editorial (en este caso Roca) que te ofrece publicar algo en papel. Y con una portada de Moderna de Pueblo en la que, oh Dios mío, descubres que también sabe dibujar ojos.

Dado este contexto, El mercado está fatal es un libro sobre relaciones que casi llega a las 300 páginas, lo cual es bastante, viendo que hoy en día se escriben cuatro folios y las editoriales se las arreglan para sacarlo al mercado en forma de libro. Consta de 71 capítulos muy cortos, que se leen casi como una entrada de su blog, agrupados en cuatro partes que serían la secuencia típica de una relación: no tener pareja, estar enamorándose de alguien, tener una relación y, finalmente, la fatal ruptura. Una estructura clara y concisa, sin más florituras, que se agradece mucho. Cada parte tiene su enjundia y unas te gustarán más que otras en función de tu situación. Yo, por ejemplo, estoy soltero (aunque lamentablemente algo alejado de lo que sería la versión masculina del Sexo en Nueva York, o al menos eso creo) y mi parte favorita es la primera. Si tú acabas de salir de una relación... bueno, te va a parecer una puta mierda todo, pero es posible que encuentres buenos consejos. Bueno, no es que sea posible que los encuentres, es que los vas a encontrar.

Porque este libro es como una especie de FAQ sentimental en el que se da respuesta a las principales cuestiones de forma concisa y con la mejor perspectiva posible. Ya se lo dije a Alena después de leer los primeros capítulos: ojalá hubiera más mujeres que viesen las cosas de una manera tan sensata. Ojalá no hiciera falta explicar a las chicas que el mero hecho de querer a alguien no es excusa para permanecer en una relación tóxica, por ejemplo. Cuántos problemas nos ahorraríamos todos si tuviésemos bien claro que todo lo que no sea un sí rotundo es un no. Ya sé que es muy fácil de decir, pero cuántos problemas nos ahorraríamos.


Miro al mundo y veo a muchísima gente que necesita echarle un vistazo a El Mercado está fatal, empollárselo bien y asimilar los conceptos clave. Toda esa gente que está en pareja porque la alternativa es estar sin pareja, los que le dan una y mil vueltas a un tema que es de lo más sencillo, las que ya han vuelto ocho veces con su ex y volverán otras ocho, esas que venden muy barato su corazón y muy caro su cuerpo, las parejas que lo hacen absolutamente todo juntas... si hay un libro que os puede ayudar, será este. Salvo que tengas una relación a distancia, claro. Conozco varios casos y me veo obligado a discrepar con la opinión de Alena, sobre todo en el tópico de que "relación a distancia, felices los tres", que no es ni más ni menos cierto de lo que puede serlo en una relación convencional. Pero eso no empaña un libro excelente. Y también válido para hombres, ojo: quitémonos de la cabeza ese machismo subyacente que dicen que lo que escriben las mujeres es para mujeres y lo que escriben los hombres es unisex.

25/6/15

¡Kiss en Madrid!

 Bueno, esto ya fue el lunes pasado y estamos a jueves. Lo suyo es que hubiera escrito este post en caliente al día siguiente, pero estos días han sido matadores. Volver de Madrid y tener que prepararse para salir por San Juan, con la consiguiente resaca al día siguiente, no te deja muchas ganas de ponerte a escribir. Pero ahora que vuelvo a la normalidad voy a hacer un par de breves comentarios sobre la experiencia.

Una pasada. El evento fue en el palacio de los deportes, que ahora lleva el nombre de una tarjeta de crédito (para llegar hubo que tomar el metro en Sol, que ahora lleva el nombre de una compañía telefónica; a mí todas cosas me parecen el preludio de un futuro más distópico, pero bueno) pero me pareció un recinto de lujo a todos los niveles, desde la arquitectura hasta los asientos. En los alrededores se respiraba Kiss desde varias horas antes del inicio del concierto, con los bares llenos de gente haciendo tiempo para no tener que pagar los precios que cuesta una cerveza dentro. Gente como, por ejemplo, Óscar Sancho, el de Lujuria, que estaba ahí con sus colegas caldeando el ambiente cerveza en mano. Es una sensación curiosa coincidir como público con alguien a quien has pagado por ver sobre el escenario.

El concierto en sí, todo un espectáculo. Llamas y fuegos artificiales por doquier, plataformas, Gene Simmons volando... flipas; están dando una gira por su cuadragésimo aniversario y los ves moviéndose por el escenario como si tal cosa. No es como Ozzy o Dickinson, a los que ya se les nota el peso del tiempo: los Kiss son eternamente jóvenes y además yo diría que son inmortales. Además, tienen una química con el público que se ve muy pocas veces. En otros grupos tienes la sensación de que vienen, dan su concierto y se van a otra ciudad a hacer exactamente lo mismo. En Kiss tienes la sensación de que es un concierto único, como si fuera el último, no sé por qué.


Temazo tras temazo, un no parar con una setlist perfecta, desde Detroit Rock City hasta Rock And Roll All Nite. Sólo eché de menos dos cosas y estaban fuera del concierto: más cosas en los puestos de merchandising (a ver, sois los motherfucking Kiss y tenéis material para instalar un centro comercial con vuestros productos; esperaba algo más que las míticas camisetas) y algo más de vidilla en los post-conciertos. Ya sé que no se puede esperar mucho de un lunes, pero me cuesta entender que alguien salga del concierto y se vaya directo a su casa.

Increíble. No sé lo que pasará el resto de mi vida, pero seguramente asistiré a muchos más conciertos y estoy seguro de que este no va a bajar del top 5 en ningún momento.

18/6/15

Haruki Murakami - Hombres sin mujeres

Nuevo libro de uno de los pocos autores asiáticos que venden best-sellers en occidente, con traducción de Gabriel Álvarez, el tío que lleva traduciendo a Murakami para Tusquets desde 2009 y que sigue considerando que kanji debe verterse al español como ideograma (no es que esté mal, pero cuando estás leyendo suena un poco weird).

Este libro es una colección de relatos en torno al tema de los hombres sin mujeres. Básicamente la soledad. El hueco que deja en tu vida una mujer que se ha ido, el hueco que deja una mujer que está ahí pero no está, el hueco que deja una mujer que no existe. Los protagonistas son hombres en las situaciones más variopintas, con el denominador común de que en sus vidas falta una mujer. Aunque en la edición original venían seis relatos, en la que ha sacado Tusquets vienen siete: por alguna razón han decidido incluir "Samsa enamorado", un relato que apareció en la antología Koishikute: Ten Selected Love Stories, donde diez autores aportan su historia de amor. No sé por qué lo han hecho y además se nota un huevo que el "Samsa enamorado" no es de ahí. En primer lugar, por la extensión, es más o menos la mitad que el resto de los relatos; en segundo lugar, porque es el que más mola con diferencia a pesar de lo jodidamente mal terminado que está. En serio, casi hasta me cabreé; es de esto que dices: ¿Y? ¿Ya está? ¡Pero si ahora se suponía que tenía que empezar lo mejor! Y por último, porque es una historia de un hombre y una mujer, pero no es una historia de hombre sin mujer. No lo es, en serio, Tusquets, está ahí con calzador y es un canteo de mil demonios.

Los demás relatos en general son de lectura agradable y poco más se puede decir. A mí al menos no me han transmitido nada. Los dos primeros, "Drive my car" y "Yesterday" los terminé de leer con sensación de so what's the point?, porque realmente no llegué a comprender lo que quería decir con el comportamiento del protagonista, aparte de las vaguedades que podréis leer en otras críticas. Los dos siguientes, "Un órgano independiente" y "Sherezade" fueron para mí los mejores, aunque este último no por la historia de hombre-sin-mujer, que meh, sino por el relato dentro del relato que cuenta la mujer, que me pareció ciertamente soberbio. Pasa un poco como en la saga de Assassin's Creed, que lo que realmente mola son los recuerdos del protagonista y lo que pasa en el mundo real es un truñaco. Como un truñaco son los dos últimos relatos de la edición original, "Kino" y "Hombres sin mujeres", tan alabados por la crítica sin que yo le termine de pillar la gracia (como me pasa con The wire).

Una obra menor de un gran autor, en definitiva. Se echa mucho de menos esa atmósfera de ensoñación que transmite Murakami en sus novelas, que hace que parezcan realismo mágico pero sin serlo. Esperemos que la próxima publicación esté mejor.

15/6/15

Deep web y dark web, que no son lo mismo

Cuando se habla de la deep web todo el mundo empieza ilustrando con una imagen muy guay de un iceberg. La parte emergida del iceberg sería el internet normal, y la sumergida, que es cosa de diez veces más grande, son las páginas a las que puedes acceder a través de redes como TOR, I2P o Freenet, entre otras. Una de las imágenes en cuestión:


Vamos a ver: no. Esto no es así. Si la deep web es tan grande es porque se trata de todas las páginas que no están indexadas en los buscadores. La bandeja de entrada de tu correo electrónico es deep web. Tu cuenta de Series.ly es deep web, y la de Fakings también. Tu Facebook es deep web. En general todo lo que esté detrás de aquello para lo que tengas que meter un login y una contraseña es deep web. Así que la gran mayoría de la gente se pasa una buena parte del tiempo navegando por la deep web, uuuuuh hackers todos.

El otro rollo es la dark web o darknet. Aquí es donde necesitas acceder un software distinto a los navegadores tradicionales, aunque luego el funcionamiento sea parecido. Y es aquí donde están las páginas chungas de tráfico de drogas, armas, asesinos a sueldo y porno de mal gusto, aunque también hay muchas cosas normales que no son ilegales pero están ahí porque mola el rollo pseudoclandestino, como webs anarquistas, sobre todo webs anarquistas. En cualquier caso la darknet no tiene un tamaño tan espectacular como se sugiere en la imagen del iceberg y ni de coña es más grande que el internet normal. Además la mayoría de páginas son una castaña, lentas e inestables. Tienes que pagar en dinero de Rascapiquilandia (bitcoins), que no me inspira confianza, por servicios que inspiran menos confianza aún. Por ejemplo, en la página más mítica de contratar asesinos a sueldo, tienen una imagen de Cthulhu. Y te dicen:
We are an organized criminal group, former soldiers and mercenaries from the FFL, highly-skilled, with military experience of more than five years. We can perform hits all around the world. 
Venga ya, me imagino a un grupo de soldados de película de acción que se llaman...Cthulhu Team. Típico. Lo cierto es que la dark web, que no deep web, no es para tanto. De hecho yo uso el anonimato que da TOR para trollear de forma anónima en foros de internet y para acceder a The Pirate Bay desde que se ha bloqueado el acceso desde este gran país. Y poco más.

Lo que quiero decir con todo esto es que deep web y dark web son términos que suelen ser utilizados como sinónimos, incluso por mucha gente que pilota de esto. Pero hay que ir empezando a hacer la distinción para que no dé lugar a dudas.


13/6/15

Jurassic World

Después de la exitosa Parque Jurásico y sus dos secuelas que resultaron ser una putísima mierda, vuelven los dinosaurios de la mano de Colin Trevorrow, el joven director de Seguridad no garantizada. No es de los estrenos de este año que más me llaman la atención, así que me medioobligaron a verla en 3D en los cines más caros de Asturias y yo me cago en vuestros muertos, pero bueno anda, tampoco considero que haya sido dinero tirado a la basura.

Para empezar yo voy a considerar que Jurassic World es la primera secuela de verdad de Parque Jurásico y voy a hacer como las otras dos pelis no existen, como tampoco existen las secuelas de Matrix. El mayor atractivo, más que los espectaculares dinosaurios CGI, es el factor nostalgia para los que fuimos a verla hace más de dos décadas. Las alusiones al parque que tuvo que cerrar veinte años atrás son constantes y algunas llegaron a sacarme una sonrisa, como la aparición de uno de los jeeps de la primera. Yo tenía prácticamente todos los muñecos de Parque Jurásico, muchos de los cuales no se parecían en nada a los de la peli (el tiranosaurio, por ejemplo, tenía un color rojizo, aunque por lo demás era una pasada) excepto el jeep, que no me lo pudieron traer porque "los niños habían pedido muchos y los Reyes se habían quedado sin jeeps". Nunca llegué a saber si esa era la verdad o era un juguete demasiado caro, pero qué más da. Todavía me duele a día de hoy haberme quedado sin el jeep, aunque también me hubiera dolido quedarme sin el tiranosaurio o cualquier otro de los grandes.

Todo este sentimiento queda plasmado en un personaje secundario que trabaja en la sala de control y que básicamente cumple el papel de Típico Friki informático-desaliñado que llena su espacio de trabajo con figuritas de dinosaurios y lleva una viejísima camiseta del anterior parque, lo que es un evidente guiño a los que nos iniciamos en el cine con la peli de Spielberg. También han puesto al típico niño con su hermano mayor adolescente en plan aventureros que se meten en líos, que dentro de la peli no cumplen función más allá de ponerse en peligro y que los tengan que rescatar, pero desde el punto de vista comercial son importantes porque sirven para conectar con el público más joven. Estos chavales son sobrinos de la directora del parque, una Bryce Dallas Howard que al principio está bastante bien, pero que cuando las cosas se ponen feas pierde el control y acaba siendo la típica damisela en apuros que tiene que ser rescatada una y mil veces por el Héroe y que igual hace algo bien de chiripa. Puede que os estéis preguntando si a las grandes productoras no se les cae la cara de vergüenza al seguir reproduciendo estos clichés en pleno siglo XXI, y la respuesta es un rotundo NO, así, en mayúsculas. Pero a lo que vamos: el Héroe que mencionaba antes es Chris Patt, un joven y guapo y valiente y perfecto Coronel Tapioca que arregla motos y ama los dinosaurios y la naturaleza, y no sigo porque este personaje ya lo habéis visto en un millón de películas. Vuelvo a lo que decía antes de lo de la cara de vergüenza y la respuesta sigue siendo la misma. Supongo que en una peli comercial te limitas a poner lo que sabes que funciona y lo demás lo dejas para las películas de Sundance. Lo que sabes que funciona y los típicos emplazamientos publicitarios de Coca-Cola y Mercedes (me sorprendió que no fuera Chevrolet, que se están dejando un pastón en salir en todas las pelis y series americanas de los últimos años) que hay que poner aunque sea con calzador porque el dinero es el dinero. Yo creo que en ese sentido muchos directores tiene que estar hasta la polla de que les digan que oye, arréglatelas para que aparezca esto y esto y esto.


 Pero vamos al lío: la peli trata fundamentalmente de que el Jurassic World, cuyos dinosaurios son en su mayoría de cretácico, reabre sus puertas como parque temático, con bichos domesticados haciendo trucos para solaz de los espectadores y todo eso. Como hay que mantener en marcha esa máquina de hacer dinero, los que llevan el parque deciden crear dinosaurios más molones mediante ingeniería genética y la lían parda. La lían parda porque sacan un supertiranosaurio con características de velociraptor y otros reptiles, que además sale lo suficientemente listo como para engañar a los humanos con el fin de que le abran las puertas de su cercado para escapar y matar a todo lo que se le ponga por delante. Todo esto chirría un poco porque el cerebro de los reptiles no da trazar planes tan sofísticados como hacer creer a los vigilantes que se ha escapado para escaparse de verdad, quitándose por el camino el GPS que tenía implantado en su cuerpo. No da, sencillamente. Pero, aun aceptando que se trata de un saurio muy listo, para hacer las cosas que hace necesitaría disponer de un conocimiento previo de lo que hay a su alrededor, de la cultura humana y de dónde está. Es absurdo que se arranque un dispositivo de localización cuando no sabe lo que es ni puede tener acceso a tal conocimiento mediante el uso de la razón, porque el conocimiento es la suma de la razón y  la experiencia, y la experiencia no se adquiere siendo listo. También es absurdo que vaya a tiro fijo a liberar a los pterodáctilos cuando, en primer lugar, no tiene por qué saber dónde están, y en segundo lugar, no ha visto  un pterodáctilo en su vida y no puede predecir su comportamiento. Es ridículo.

Total, que entre estas consideraciones y otras cosas se te pasa la peli volando. Las luchas entre dinosaurios son espectaculares, la música mola y la ambientación de lo que sería un parque temático, con sus hordas de turistas en pantalones cortos y usando sus sombreros a modo de abanico, está muy bien hecha. Casi que sobran los personajes principales, que no hacen mucho más que ser el hilo conductor de los acontecimientos. Pero en una película de este tipo es normal.