23/7/15

Donatien Alphonse François de Sade - Justine

La primera vez que oí hablar del Divino Marqués fue cuando era niño. En las páginas de venta por correo de una revista porno ofrecían varios tipos de consoladores (a pesar de que los consumidores de esa revista son mayoritariamente masculinos, pero bueno), que como sabéis muchos tienen nombres curiosos, y uno de ellos era El Pene del Marqués de Sade. No me acuerdo de cómo era exactamente, pero vamos, nada extravagante, color carne y con forma de pene. Poco tiempo después aprendí que su nombre dio origen a la palabra sadismo, años más tarde fui conociendo de oídas algunas de sus obras, vi la peli de Saló que hizo Pasolini, también su biopic, salió a colación un día en clase de sociología no sé a cuento de qué... pero nunca había leído nada suyo hasta el otro día, que terminé de leer Justine.

Justine fue uno de los libros que escribió Sade cuando estaba en la Bastilla, lo que le sirvió para que le pasaran de la cárcel al manicomio (más por suerte que por otra cosa logró pasar la revolución francesa conservando la cabeza sobre sus hombros). Trata de uno de los temas más recurrentes (al parecer) en su literatura: que si eres malo te pasan cosas buenas, y si eres bueno te pasan cosas malas. Esta obra en concreto cuenta la historia de dos hermanas huérfanas: una buena (Justine) y otra mala (Juliette). Al alcanzar cierta edad decidieron separarse y Juliette (en cuyo nombre se inspira la pésima novela de Sasha Grey que ya he comentado en su día) se dedicó a ir follándose a todo lo que se menea mientras que Justine salió decidida a mantenerse casta y pura. El resultado fue que Juliette acabó formando parte de la nobleza y a Justine la violaron por todos sus agujeros y le dieron más hostias que a un borrico viejo. Al final se reencuentran y bueno, no voy a hacer spoilers porque además tampoco tiene mucha más enjundia. O sí, pero bueno, tampoco voy a ponerme a hablar de ello ahora.

Para los estándares del siglo XXI es un libro fuertecillo, en el sentido de que Sade es muy gráfico para representar escenas de violaciones y torturas, pero tampoco hace falta mucho estómago para leerlo. Para los estándares del siglo XVIII, una bomba, no sólo por las prácticas sexuales allí descritas, sino porque se ríe en la cara de toda la moral y el entramado social del antiguo régimen, que sí, que estaba a punto de caer, pero que ahí estaba. Con un ateísmo y un anticlericalismo radical que aún hoy escandalizaría a muchos, y que sorprende que un hombre de aquella época pudiera siquiera pensar. Por ello, aunque desde el punto literario no es ninguna maravilla, el trasfondo ideológico merece mis dies. Si es que había alguna alguna ideología de verdad, claro. Igual simplemente es que estaba loco pero siglos después nos pareció un visionario.

16/7/15

He ido a una playa nudista y mola pila

Concretamente al playón de Bayas, cerca del aeropuerto de Asturias. Al parecer es la playa más grande de Asturias, en un entorno virgen que es la envidia de los viajeros que vienen de otras latitudes, y además no muy lejos de las principales ciudades. De los tres kilómetros de arenal, la zona más oriental (si me he orientado bien) está reservada al nudismo, lo cual está indicado por una roca en la que está escrito malamente con espray de pintura PLAYA NUDISTA. Y ahí está la gente en pelotas y tal, lo típico.

En ese sentido es la única diferencia que he visto con las playas normales. Hay gente tomando el sol, jugando a las palas, bañándose; hay familias con niños, parejas, gente joven y mayor, en fin, de todo. Una vez que estás en pelotas resulta que el hecho de estar en pelotas te parece de lo más natural y no te da ningún corte, o al menos no te da más corte de lo que te daría estar en bañador si tienes algún complejo con tu físico. A mí me da un poco de palo el color blanco nuclear de mi piel, entre otras cosas, pero bueno, es asumible. De hecho, cualquier pega que le puedas poner a una playa nudista seguramente se la puedas poner a cualquier playa.

Lejos de lo que es la playa nudista propiamente dicha, en Bayas hay una zona de dunas que recorre un caminito flanqueado por grandes cantidades de ammophila arenaria, que a efectos prácticos viene a ser hierba alta. Esa zona es un poco lo que sería la zona golfa, porque es lugar habitual de prácticas sexuales. Principalmente dos: cruising (aquí te pillo aquí te mato entre varones homosexuales) y parejas de mediana edad que acuden a tener sexo y a dejar que terceros lo vean. Lo más general es el cruising, o al menos esa impresión tuve cuando pasé por ahí. Vi varios hombres de pie desnudos, como esperando algo. Algunos se agachaban y quedaban ocultos por la hierba, no sé con qué fin. Otros ya estaban agachados y se dejaban ver de repente, como si quisieran darte un susto. Me resultó un comportamiento muy extraño porque conozco a gente veterana en estas prácticas y nunca me habían hablado de esta especie de ritual. En fin, tendré que preguntarles. En serio, la gente que vive su sexualidad de forma liberal tiene un código no escrito de lo más fascinante: entre ellos se entienden y rápidamente identifican a quien busca tema y a quien no.

Esto por lo que respecta a Bayas. En Asturias hay muchas playas de estas características y seguramente vaya visitando más a lo largo del verano, si es que el clima me deja. Seguiré informando.

9/7/15

Mario Luna - Psicología del éxito

 El año pasado hablé largo y tendido sobre la industria del coaching de seducción, pero se me olvidó mencionar que la tendencia actual es que muchas empresas y muchos gurús estén ampliando sus mercados a un coaching más orientado al marketing, al desarrollo personal o a cualquier campo en el que se pueden aplicar las habilidades necesarias para seducir a una chica. No es nada especialmente extravagante: para seducir a una chica necesitas ciertos recursos psicológicos que te permitan conectar con ella, y esta conexión también es válida para convencer de lo que sea a potenciales clientes o para mejorar tu vida social en el sentido que desees. En general no estamos hablando de nada maquiavélico, simplemente se trata aplicar unas formas de ser y estar que la gente de éxito ya aplica porque venía de serie en su psique. En ese sentido, quienes tienen un negocio dedicado a la seducción solamente tienen que hacer un clic para adaptarse a otros campos. De hecho, muchos de los que se dedican a esto vienen precisamente del mundo de la mercadotecnica. Es un sector muy permeable: si no sabéis que hacer y tenéis un poco de labia, no dudéis en meteros a coach.  Y si no tenéis labia, un coach os enseñará a tenerla, qué diablos.

Pues bien, ese giro hacia nuevos horizontes acaba de darlo Mario Luna con su Psicología del éxito. Se trata de un libro casi 1200 páginas; su obra más ambiciosa desde Sex Code. Pero ojo, que al igual que Sex Code, tiene truco. Por mucho que abulte, el libro está compuesto por miles de párrafos cortos y diálogos entre personajes creados para ilustrar mejor los conceptos que explica. No es que esté mal, de hecho me parece una buena forma de hacer la lectura más dinámica y anclar mejor las ideas que transmite, pero creo que el número de páginas es engañoso y una forma absurda de encarecer la obra, que encima viene con encuadernación rústica. No hay nada peor que un libro gordo con encuadernación rústica.

Quitando toda la paja, calculo que el libro se podría quedar tranquilamente en unas trescientas o cuatrocientas páginas, que está muy bien. No hay más que pasearse por la sección de autoayuda de cualquier librería para ver que la mayoría no alcanzan tal extensión ni de coña, y encima te aportan entre poco y nada. El libro de Mario Luna al menos te muestra ideas interesantes y una forma de ver la vida más positiva, pero sin caer en el optimismo zafio de otros libros de autoayuda. 

El autor presenta un sistema de coaching integral basado en tres pilares: la plenitud física, la independencia económica y la autonomía emocional, siempre desde una perspectiva holística. Para lograr esto, es necesario un proceso de mejora constante (kaizen) en tu día a día, disfrutando del proceso pero sin perder de vista el objetivo final, con paciencia. Porque, como suele decir él, cada ladrillo hace castillo. Esto se organizaría en cuatro partes:
  1. Saber lo que quieres y por qué lo quieres.
  2. Tener un plan.
  3. Ir a por ello.
  4. Disfrutar del proceso.
  5. Dejar el mundo mejor de cómo te lo encontraste.
 Esto último es muy característico de la autoayuda mariolunesca, y forma parte de lo que él llama egoísmo altruista: dado que no eres un ser aislado y vives en sociedad, debes ayudar a los demás. Aunque en última instancia lo haces por ti, ya que no se trata solo de mejorarte a ti, sino mejorar todo tu mundo.

La última parte del libro a mi juicio es la más importante, sobre todo para quienes no están familiarizados con la psicología más básica. Habla de la relevancia que tiene tu mente subconsciente en tu comportamiento diario, las creencias limitadoras que actúan sobre tu comportamiento, los miedos irracionales y en general todo aquello que te autosabotea. Como cuando te da corte hablar en público por el miedo al ridículo, por poner un ejemplo mítico. Muchas veces acaba siendo una profecía autocumplida por falta de confianza en uno mismo. Pues bien, el autor aporta una serie de consejos para influir sobre tu subconsciente y poco a poco ir modificándolo para ir ganando confianza o perdiendo ciertas manías. Son unas pinceladas básicas, pero un punto de partida ideal para ir empezando.

Si estás en un momento de tu vida difícil, quieres darle una nueva dirección o lo que sea, esta es una buena obra para empezar. Más que nada por su carga motivacional, porque luego deberás currártelo tú, pero al menos tendrás una guía para saber cuándo lo estás haciendo bien y cuándo lo estás haciendo mal. De hecho, creo que muchos libros de autoayuda son útiles si se saben leer adecuadamente, pero la gente en general se espera que solo por leerlo todo cambie, y no, no es así.



Además, si adquieres este libro de forma legal, podrás formar parte del Club Psicologia del Éxito, que me figuro que es una especie de foro donde compartir experiencias y apoyarse mutuamente (no tengo ni idea, así que ya os imagináis cómo he adquirido yo el libro). Lo mejor, por lo que he entendido, es comprarlo por los canales oficiales como su página web (lo hay tanto en formato físico como para descargar), no en una librería normal. Lo digo porque se me había ocurrido ir a buscarlo a una librería para tomar nota de una hipotética clave de acceso, pero no coló. Maldisión.

P.D.: no, no me han pagado por escribir este post. Palabrita del Niño Jesús.

5/7/15

Los Minions


Esta entrada va a ser breve: todos conocéis a los minions. Los entrañables secuaces de Gru: mi villano favorito, que pasado cierto tiempo es lo único que recuerdas de una peli al fin y al cabo es una peli de animación más. Los minions conectaron con el público y rápidamente se convirtieron en una máquina de hacer dinero que había que explotar al máximo, y así es como llegó esta película. Que no pare la fiesta.

Como estamos en plena campaña comercial vemos minions everywhere, y a mí me provoca una sensación ligeramente incómoda de que son niños casi esclavizados, como lo fueron Joselito o Marisol en su día. Me los imagino encerrados en jaulas de las que solamente salen para entretener al público con sus payasadas, trabajando para un magnate sin escrúpulos. Luego sacudo la cabeza y me acuerdo de que en realidad los minions no existen, pero el mal rollo ya está generado.

Al margen de esta paranoia, lo cierto es que están ordeñando a la vaca hasta la extenuación y los minions ya empiezan a resultar un poco cansinos. Cuando fui a ver la nueva de Parque Jurásico pusieron el tráiler y un montón de anuncios y el cine ya estaba lleno de carteles promocionales, así que salí de allí cansado de los minions a pesar de que había ido a ver una peli que no tenía nada que ver.

La peli en sí es algo flojucha de guión, con las gracietas típicas y protagonizada por tres de los minions: el resto de la tribu se queda en segundo plano y aparece en algunas secuencias metidas con calzador para recordarnos que están ahí. Lo mejor de los minions es cuando son un montón y empiezan a liarla parda en un apocalipsis de torpeza, de modo que pierden aquí pierden una parte importante de su gracia. De todas formas no hay que preocuparse: de aquí a, por ejemplo, 2020, les dará tiempo a sacar otras cuatro pelis de los minions y seguro que en alguna lo hacen mejor.

1/7/15

Olvido Hormigos - El abrazo infiel

Así es, hamijos. La MILF más caliente de toda España ha escrito una novela erótica y yo me la he leído de buena gana. Llevo siguiendo la trayectoria de este personaje desde que era concejala socialista de Los Yébenes (Toledo) y se difundió por internet un vídeo de contenido erótico que le había enviado a su amante, con el consiguiente escándalo a nivel nacional que provocó que dejase su caro para dedicarse a vivir de la televisión gracias a (¡sorpresa!) Telecinco, saliendo en el Sálvame y en realities como Mira Quién Salta y el último GH VIP, donde fue una de las primeras en caer por cometer el error de enfrentarse a Belén Esteban.

Con este currículum ya puedes escribir lo que te dé la gana, que cualquier editorial (en este caso RBA) te lo va a publicar y además lo va a vender a buen ritmo, independientemente del contenido. En este caso, el contenido es de una calidad más bien baja, aunque tampoco llega a ser la basura que cabría esperar de alguien del universo Telecinco. Es verdad que la pobreza léxica es notable, que hay incoherencias (por ejemplo, al principio Toni trabaja en un programa radiofónico del corazón  y al final resulta que es un magacín de cuatro horas con una sección sobre el corazón) y que las escenas eróticas, que se supone que son lo fundamental del libro, son aburridas y demasiado reiterativas, sobre todo por repetición de la típica fantasía de "el morbo de que nos pillen". Por no hablar de algún diálogo totalmente ridículo que prefiero no reproducir por vergüenza ajena. Aun así, a pesar de todos estos defectos, El abrazo infiel es una novela que se puede leer y es lo suficientemente correcta como para que la forma no te impida profundizar en el fondo.

La novela tiene por protagonista a Adriana Ortiz, una joven estudiante de periodismo que está en su primer año de carrera en la Complutense. Allí conoce a Antonio Velasco, un alumno más veterano, muy guapo, con un futuro prometedor y gran éxito con las chicas. Aquí entra una fantasía muy típica en este tipo de literatura: lograr que un tipo que tiene a todas las mujeres comiendo de su mano se enamore perdidamente de ti. Y esto se logra como suele lograrse en este tipo de literatura: él se acerca a ti (porque eres atractiva) con ánimo de seducirte, pero tú te haces la dura soltándole alguna sobrada, y claro, ve que no eres como las demás, que si quiere conquistarte tendrá que currárselo mucho, y eso le desconcierta hasta que te conviertes en una obsesión para él y le tienes totalmente a su merced. Y así es como Adriana y Toni empiezan su noviazgo y se convierten en la pareja más envidiada y admirada de toda la facultad.

Como veis, esto no es una relación sólida. No lo es porque sus cimientos no pueden ser más endebles: ella está en esa relación por conseguir al hombre que cientos de chicas no pudieron conseguir, y él se metió en esto porque ella fue la única que le planteó un reto. Por eso siempre os recomiendo que cuando estéis considerando la posibilidad de empezar a salir con alguien, os paréis a considerar seriamente los motivos por los que queréis iniciar la relación y seáis honestos con vosotros mismos, porque si queréis construir un futuro con una persona sin que las razones sean las adecuadas, ese futuro será más bien negro.

En el caso de la protagonista, no hicieron falta muchos años de matrimonio para que se diera cuenta de que la relación con su marido no era lo que le gustaría. Y es que, camaradas, si no construyes tu relación sobre cimientos sólidos, en cuando se termina esa pasión del principio, después te das cuenta de que no queda nada. Y es entonces cuando empiezan los problemas y las infidelidades. Es entonces cuando eres una exitosa presentadora de televisión de un canal de la TDT que decide enviar un vídeo erótico a uno de los cámaras que te llevabas un tiempo tirando, que resulta ser un cabrón que lo reenvía a todos sus amigos. A partir de ahí se lía parda a nivel nacional y tienes que ir a refugiarte a tu pueblo para centrarte (y de paso acostarte con alguien más) y volver convertida en La Mujer más Libre de España, es decir, que decides pasar de tu marido y acostarte con quien quieras. Toda esta parte es una farsa, y además os voy a explicar por qué: cuando vuelve de su pueblo jactándose de ser una mujer libre, una de las primeras cosas que hace es dejarse follar de mala gana por el cámara cabrón que había difundido su vídeo. Al final le dio la hostia, le confiscó la cámara oculta y dijo que había sido un polvo de venganza. Pues menuda mierda de venganza, chica; a mí me suena más bien a excusa burda por no saber decir que no. Y luego se tira a otro tipo que le entra en un bar, en un capítulo metido con calzador.  Ya ves tú. Si fuese La Mujer más Libre de España tendría la capacidad de elegir al hombre (o los hombres, o whatever) que ella quisiera, pero simplemente se limita a aceptar o descartar a los muchos tíos que intentan ligar con ella. Se tiende a pensar que la liberación de la mujer pasa por tener muchas parejas sexuales, y eso puede que esté bien para superar muchos prejuicios, pero la clave es saber lo que quieres, ir a por ello y tener la capacidad para conseguirlo, sea mucho o poco, sea una pareja heteronormativa o cualquier otra forma de sexualidad alternativa.

Al final la protagonista se pira con Rafa, el que fuera mejor amigo de su marido en tiempos de la uni, y con quien había tenido un amago de romance antes de iniciar la relación. Lo típico de descubrir que el Amor Verdadero en realidad siempre había estado ahí y blablabla con viaje final al aeropuerto. Una buena forma de cerrar el libro, pero carente de originalidad.

En conclusión: una novela mediocre desde el punto de vista literario, más bien reaccionaria desde el punto de vista sociológico, pero interesante para entender la reacción de la autora ante la difusión de su vídeo íntimo, aunque sea una reacción muy a toro pasado. La verdad es que para una mujer es una putada enorme. Los hombres no nos podemos hacer una idea de lo que se siente. Básicamente porque un vídeo de cualquiera de nosotros nunca podría hacerse viral. A nadie le importa un tío masturbándose para nadie. Y aunque así fuese, no tendría las consecuencias que tendría para una mujer, en el sentido de poner calificativos fáciles, señalar con el dedo y todas esas cosas. Como mucho nos puede dar un poco de vergüenza el saber que hay porno nuestro circulando por ahí, pero si no somos famosos no tenemos nada que temer. Este es el mundo en el que vivimos.

29/6/15

Alena KH - El mercado está fatal: la guerra de las relaciones

"Una mujer machista es el ser humano más machista del universo"

"Luchar por alguien es algo tan humillante como inútil"

"Tener relaciones nos regala experiencias. Estar solteros, el criterio. Solo las personas que en alguna ocasión han conocido la soledad, tan dulce y a la vez tan amarga, pueden detectar cuáles son las cosas que buscan y valorarlas al encontrarlas".



La autora de este libro, que firma con el nombre de Alena KH, forma parte de un tipo de mujeres a las que yo he etiquetado el nombre Sexo en Nueva York. Las Sexo en Nueva York son por lo general mujeres de entre 30 y 40 años, independientes, físicamente atractivas, con una vida sexual sana y solteras. El tema de la soltería les preocupa porque, si bien se sienten cómodas sin novio, también tienen sobre sus hombros la pesada losa de la presión social que les dice que ya va siendo hora de emparejarse, casarse, tener hijos y todo eso que te dicen que tienes que hacer a cierta edad. Cosa que no rechazan, por cierto, pero todavía no han logrado dar con ningún hombre con el que construir un futuro a largo plazo como pareja sea viable, y esto les provoca miles de reflexiones sobre el mundo de las relaciones sentimentales, ya sea en solitario o compartiendo con amigas más botellas de vino de la cuenta (o tacitas de café/té, que hay gente para todo). Muchas de estas reflexiones acaban plasmadas en miles de blogs a lo largo y ancho de internet, entre los cuales destaca Intersexciones, el que lleva la autora junto a algunas colaboradoras. La típica historia: escribes en internet cosas que gustan a la gente y tarde o temprano acaba llegando una editorial (en este caso Roca) que te ofrece publicar algo en papel. Y con una portada de Moderna de Pueblo en la que, oh Dios mío, descubres que también sabe dibujar ojos.

Dado este contexto, El mercado está fatal es un libro sobre relaciones que casi llega a las 300 páginas, lo cual es bastante, viendo que hoy en día se escriben cuatro folios y las editoriales se las arreglan para sacarlo al mercado en forma de libro. Consta de 71 capítulos muy cortos, que se leen casi como una entrada de su blog, agrupados en cuatro partes que serían la secuencia típica de una relación: no tener pareja, estar enamorándose de alguien, tener una relación y, finalmente, la fatal ruptura. Una estructura clara y concisa, sin más florituras, que se agradece mucho. Cada parte tiene su enjundia y unas te gustarán más que otras en función de tu situación. Yo, por ejemplo, estoy soltero (aunque lamentablemente algo alejado de lo que sería la versión masculina del Sexo en Nueva York, o al menos eso creo) y mi parte favorita es la primera. Si tú acabas de salir de una relación... bueno, te va a parecer una puta mierda todo, pero es posible que encuentres buenos consejos. Bueno, no es que sea posible que los encuentres, es que los vas a encontrar.

Porque este libro es como una especie de FAQ sentimental en el que se da respuesta a las principales cuestiones de forma concisa y con la mejor perspectiva posible. Ya se lo dije a Alena después de leer los primeros capítulos: ojalá hubiera más mujeres que viesen las cosas de una manera tan sensata. Ojalá no hiciera falta explicar a las chicas que el mero hecho de querer a alguien no es excusa para permanecer en una relación tóxica, por ejemplo. Cuántos problemas nos ahorraríamos todos si tuviésemos bien claro que todo lo que no sea un sí rotundo es un no. Ya sé que es muy fácil de decir, pero cuántos problemas nos ahorraríamos.


Miro al mundo y veo a muchísima gente que necesita echarle un vistazo a El Mercado está fatal, empollárselo bien y asimilar los conceptos clave. Toda esa gente que está en pareja porque la alternativa es estar sin pareja, los que le dan una y mil vueltas a un tema que es de lo más sencillo, las que ya han vuelto ocho veces con su ex y volverán otras ocho, esas que venden muy barato su corazón y muy caro su cuerpo, las parejas que lo hacen absolutamente todo juntas... si hay un libro que os puede ayudar, será este. Salvo que tengas una relación a distancia, claro. Conozco varios casos y me veo obligado a discrepar con la opinión de Alena, sobre todo en el tópico de que "relación a distancia, felices los tres", que no es ni más ni menos cierto de lo que puede serlo en una relación convencional. Pero eso no empaña un libro excelente. Y también válido para hombres, ojo: quitémonos de la cabeza ese machismo subyacente que dicen que lo que escriben las mujeres es para mujeres y lo que escriben los hombres es unisex.

25/6/15

¡Kiss en Madrid!

 Bueno, esto ya fue el lunes pasado y estamos a jueves. Lo suyo es que hubiera escrito este post en caliente al día siguiente, pero estos días han sido matadores. Volver de Madrid y tener que prepararse para salir por San Juan, con la consiguiente resaca al día siguiente, no te deja muchas ganas de ponerte a escribir. Pero ahora que vuelvo a la normalidad voy a hacer un par de breves comentarios sobre la experiencia.

Una pasada. El evento fue en el palacio de los deportes, que ahora lleva el nombre de una tarjeta de crédito (para llegar hubo que tomar el metro en Sol, que ahora lleva el nombre de una compañía telefónica; a mí todas cosas me parecen el preludio de un futuro más distópico, pero bueno) pero me pareció un recinto de lujo a todos los niveles, desde la arquitectura hasta los asientos. En los alrededores se respiraba Kiss desde varias horas antes del inicio del concierto, con los bares llenos de gente haciendo tiempo para no tener que pagar los precios que cuesta una cerveza dentro. Gente como, por ejemplo, Óscar Sancho, el de Lujuria, que estaba ahí con sus colegas caldeando el ambiente cerveza en mano. Es una sensación curiosa coincidir como público con alguien a quien has pagado por ver sobre el escenario.

El concierto en sí, todo un espectáculo. Llamas y fuegos artificiales por doquier, plataformas, Gene Simmons volando... flipas; están dando una gira por su cuadragésimo aniversario y los ves moviéndose por el escenario como si tal cosa. No es como Ozzy o Dickinson, a los que ya se les nota el peso del tiempo: los Kiss son eternamente jóvenes y además yo diría que son inmortales. Además, tienen una química con el público que se ve muy pocas veces. En otros grupos tienes la sensación de que vienen, dan su concierto y se van a otra ciudad a hacer exactamente lo mismo. En Kiss tienes la sensación de que es un concierto único, como si fuera el último, no sé por qué.


Temazo tras temazo, un no parar con una setlist perfecta, desde Detroit Rock City hasta Rock And Roll All Nite. Sólo eché de menos dos cosas y estaban fuera del concierto: más cosas en los puestos de merchandising (a ver, sois los motherfucking Kiss y tenéis material para instalar un centro comercial con vuestros productos; esperaba algo más que las míticas camisetas) y algo más de vidilla en los post-conciertos. Ya sé que no se puede esperar mucho de un lunes, pero me cuesta entender que alguien salga del concierto y se vaya directo a su casa.

Increíble. No sé lo que pasará el resto de mi vida, pero seguramente asistiré a muchos más conciertos y estoy seguro de que este no va a bajar del top 5 en ningún momento.