6/1/16

The end of the tour

 ¡Por fin! La película basada en los cinco días que David Lipsky pasó con David Foster Wallace y que en 2010 dieron lugar al libro Although Of Course You End Up Becoming Yourself: A Road Trip With David Foster Wallace. En principio fue un reportaje para la Rolling Stone, donde Lipsky colaboraba como redactor, pero tras la muerte de DFW esas 14000 páginas de entrevistas transcritas merecían una salida más amplia. Que no me he leído, por cierto, pero todo se andará. De momento, hablemos de la peli.

Lo primero que hay que decir es que Jesse Eisenberg no se parece en nada a David Lipsky. Se daba un aire a Mark Zuckerberg, pero a Lipsky ni de coña, así que vete a saber tú lo que se habría fumado el director de casting el día que se le ocurrió que era una buena idea traer a Eisenberg para este papel. En cambio Jason Segel sí que logra darse un aire a Wallace; no es que se parezca mucho tampoco, pero el trabajo de caracterización ha sido bueno. Además, para muchos no nos es fácil mirar a este actor y ver a alguien que no sea Marshall Eriksen, pero en este caso Marshall hizo un gran trabajo y me creí totalmente al personaje, algo distinto de lo que suele interpretar habitualmente.


En su conjunto, la película en sí es el típico cine indie americano. Guión sencillo, sin muchas florituras, técnicamente correcto y muy sentimental, a ratos incluso un poco moñas. Nos retrata a DFW como lo que era: un tipo con muchas contradicciones internas que le hacían la vida imposible, que se comía mucho la cabeza por ser uno más de la sociedad americana contemporánea que tan brillantemente criticaba en sus textos. Pero que de cara al público intentaba (en ocasiones sin mucho éxito) pasar por una persona perfectamente normal. Creo que la película, por una parte, retrata ese aspecto muy bien y no debemos exigirle mucho más, pero por otra parte lo cierto es que se trata de una peli que no engancha, salvo en momentos puntuales, y que sólo gustará a los fans del autor.  Y el problema no es que esté mal contada. Simplemente es que no hacía falta, que hay cosas que es mejor descubrir en los libros. No se puede hacer películas de todo.

3/1/16

ALMS - An Irosmic Tragedy


En la lengua de los nativos de las islas Trobriand (Papúa Nueva Guinea, archiconocidos por el imprescindible libro de Malinowski Los argonautas del Pacífico Occidental) existen tres palabras que tienen múltiples aplicaciones y por tanto tienen una traducción bastante compleja en cualquier lengua de origen europeo: u'ula (fundación, origen, base, causa, raíz), tapwala (parte principal, cuerpo, tronco) y doginala (punta, parte final). Pues bien, estas tres exóticas palabras son las que dan nombre a las tres pistas del nuevo disco de ALMS, An Irosmic Tragedy.

Si su anterior trabajo, Beyond, hablaba de la muerte en tres fases, An Irosmic Tragedy  repite estructura para hablar de la vida desde una perspectiva existencialista jodidamente inquietante. Este disco es más y mejor de todo, con unas melodías elaboradas que ponen los pelos de punta y la inclusión de textos de Dante Alighieri (en su italiano original, por cierto, inevitable de acordarse de  gigantes del rock progresivo como Premiata Forneria Marconi o Banco del Mutuo Soccorso) y de Calderón de la Barca.

Acabo de releer los dos párrafos anteriores y me he dado cuenta de que en lo poco que he escrito ya han salido un montón de referencias culturales, y más que podrían salir con nuevas audiciones. Y es que, amigos, el rock progresivo es un género para auténticos gourmets musicales y este disco no es precisamente una exepción. Y por eso le dedico mi primer post de 2016.

Lo tenéis en iTunes, Spotify, CDbaby, y por supuesto en su web. Merece mucho la pena, en serio. De hecho ya lo he rebautizado como An Orgasmic Tragedy.


31/12/15

¡Post nº900!

Y con esta entrada, el blog cumple 900 posts, que no es poco. Está bastante bien. Lo que pasa es que estoy acordándome de cuando el año pasado por estas fechas preveía que al año siguiente por estas fechas (o sea, ahora) estaría escribiendo mi post nº1000. Me he quedado un poco lejos. Toda una metáfora de cómo me ha ido el 2015.

2015 empezó con ilusión. Luego caí en una espiral de tedio y aburrimiento, quizá depresión, donde básicamente me aburría todo y salía de la cama y hacía cosas porque era lo que tocaba, no porque tuviera ganas. Luego ilusión otra vez, luego un batacazo espectacular (en todos los sentidos, ya que mi viejo coche quedó hecho un acordeón) y aquí estoy ahora, redactando el post nº900 para hacer tiempo mientras llega la hora de salir.

Pero bueno, como dijo el Joker, lo que no te mata te hace... diferente. Esta última semana la he dedicado a coger carrerilla para saltar bien alto y que no vuelva a haber otro 2015. Olvidar lo malo, pero no lo aprendido, y recordar los muchos buenos momentos que también hubo. Esos conciertos épicos, las noches de agosto en Gijón y algunas cosas más bien surrealistas que no voy a contar aquí.

No voy a escribir propósitos para el año que viene. Bueno, sí: llegaré a mi post nº1000. Aunque el 31 de diciembre de 2016 tenga que escribir 50 posts de mierda como si fuese el Twitter.

¡Feliz año a todos!

29/12/15

The hateful eight

¡Nueva peli de Tarantino!

Estreno en USA: 25 de diciembre.
Estreno en España: 15 de enero.


15 de enero mis cojones, y más teniendo ya subidas copias de calidad suficiente en una página que está bloqueada en este país pero a la que de todas formas se puede acceder de mil formas que no conllevan ninguna dificultad para cualquiera que sepa manejar un ordenador. Gracias por un sistema de distribución de películas desfasado.

The hateful eight es la segunda peli del oeste de Tarantino después de Django desencadenado. Cuando me enteré, dije: ¿otra del oeste? ¡Andate a la concha tu madre Quentin! Y después de verla, lo mantengo: ¿otra del oeste? ¡Andate a la concha tu madre Quentin!

Que la película está bien, ojo. Bastante bien. Vedla. Dura casi tres horas pero se pasan rapidísimo, la ambientación en un Wyoming cubierto de nieve es muy original y los actores lo bordan, desde un genial Samuel L. Jackson hasta Michael Madsen, que ya lo echaba de menos en una de Tarantino.

Pero bah, entre que el western no es precisamente uno de mis géneros menos preferidos y que Django me gustó muchísimo más, esta peli se queda en "la otra del oeste". Como el que no hacía gracia de Cruz y Raya, el nuevo novio de Fulanita o el jabalí retrasado que acompañaba al rinoceronte retrasado en Las Tortugas Ninja

¿Sabéis lo que debería hacer Tarantino? Algo de ciencia ficción. Es más: el episodio VIII de Star Wars. Es más, las pelis de Star Wars deberían encargarse a directores como Lars von Trier, Brian de Palma, Nolan, Almodóvar, Aki Kaurismäki, Lena Dunham, yo qué sé. Incluso resucitar a Bergman y Tarkovski. O a Leni Riefenstahl. ¿Os imagináis el Imperio retratado por Riefenstahl? Molaría. Vaya que si molaría.

24/12/15

Xbox 360: mi top 5

Hace ya un año y medio que tengo la Xbox 360 y creo que ya estoy en condiciones de hacer una lista con mis cinco juegos preferidos de esta consola. Y he jugado a muchos, ojo, que ya no estamos en la época de ir tirando con los pocos que podías adquirir. Entre la piratería y que en las tiendas de segunda mano están tirados de precio, puedes conocer videojuegos más a nivel cuantitativo que cualitativo. Esto tiene sus ventajas: juegas mucho, ves distintos tipos de historias y de juegos, de gráficos, de efectos, etc., y al final ya tienes un espíritu crítico que no podrías tener si no pudieses acceder a toda esa variedad. Lo malo es que no dedicas tanto tiempo a conocer un juego en profundidad, y demonios, ahora muchos tienen una profundidad acojonante: puedes estar tranquilamente un año o más para descubrir todos sus secretos, como es el caso de algunos de los que voy a mencionar a continuación. Por tanto, sin más preámbulos:
5. The Elder Scrolls V: Skyrim

El gran juego de Bethesda, junto con la saga Fallout. Pero al contrario que Fallout, que no me acaba de convencer, Skyrim me pareció realmente alucinante por muchas cosas, pero sobre todo por su ambientación.  Se trata de un juego de rol de fantasía donde encarnas a un humano, el Sangre de Dragón, llamado a derrotar al malvado dragón Alduin. Esto sólo es la línea principal, porque luego hay un montón de misiones secundarias y subtramas que hacen que el juego dé para mucho. Pero para muchísimo, vaya. Yo creo que te puedes tirar jugando años y todavía no lo habrías terminado al 100%. El mapa es enorme, con un montón de parajes que explorar, todo cuidado al más mínimo detalle. Como ya he dicho, la ambientación es su punto fuerte: bosques, montañas, ciudades... sencillamente espectacular. Lo mejor que he jugado del género fantástico en esta plataforma. Lo segundo mejor sería el Dragon Age: Origins, desarrollado por BioWare. Pero a BioWare se le dio mejor la ciencia ficción.

4. Mass Effect

Aquí voy a poner la trilogía porque me resulta muy complicado no hablar de Mass Effect como conjunto. Se trata de un juego de rol de ciencia ficción desarrollado por BioWare. Aunque tiene un trasfondo enorme, básicamente trata de salvar la galaxia de ser arrasada por una raza de seres biomecánicos que parecen una nave espacial, los Reapers. Puedes personalizar tu personaje a tope, incluyendo sexo y apariencia física, aunque yo intenté que se pareciera a mí en el primero y en las dos partes restantes de la trilogía opté por dejar el careto que venía por defecto, que de todas formas es bastante guapo. Hay muchas razas, cada una con su historia y sus características propias, y pronto las conoces como si fueran las de Star Wars. Viajando en la Normandía puedes visitar un montón de planetas de lo más variopinto, desde lugares paradisíacos hasta los entornos más hostiles a la vida humana. Una saga muy completa y fascinante, aunque con una polémica secuencia final que no ha gustado a todo el mundo, quizá por pegar de vaga y demasiado abierta a interpretaciones. Para finales de 2016 está prevista la cuarta entrega, Mass Effect Andromeda, que seguramente sea un rollo distinto con personajes distintos. Me pregunto cómo se lo montarán después del estropicio con el que han concluido el último.

3. GTA V

Vale, es demasiado típico, pero tenía que estar sí o sí. Llevaba sin jugar a un GTA desde San Andreas, creo, y no me había gustado demasiado. Bueno, no es que no me hubiese gustado, es que me quedé atascado en una misión y lo mandé a la porra. En GTA V manejas a dos personajes: Franklin, el típico nigga de barrio; Michael, el típico chanchullero de tener problemas con acreedores, etc., y Trevor, un tipo jodidamente jodido de la cabeza. Tiene los atracos, que son una pasada porque tienes que planearlos, contratar personal, buscar los materiales necesarios para el golpe y finalmente ejecutar un trabajo en equipo digno de las mejores películas de atracos. El último es una auténtica locura que tiene poco que envidiar a Jungla de cristal 3. Y todo lo que pueda decir del mapa es poco: simplemente nunca podrá dejar de sorprenderme el trabajo que ha debido de llevar hacer algo tan grande cuidando hasta el más mínimo detalle.
 
2. Brütal Legend

Wait, what? ¿Qué pinta aquí un juego modesto como el Brütal Legend? Efectivamente, no es uno de esos que aparece en los grandes tops ni de los que se estudiarán en los futuros libros de historia de los videojuegos. Pero está muy arriba en el molómetro. Protagonizado por un musculoso Jack Black y doblado al español por Santiago Segura, Brütal Legend es un juego de aventuras ambientado en el infernal mundo del heavy metal.  Con personajes como Lemmy Kilmister, Lita Ford y Ozzy Osbourne, un humor autoparódico y una banda sonora realmente brutal que me acompaña en mi coche, este juego es lo más entrañable a lo que puede jugar un fan del metal. Empiezas a jugar con Children Of The Grave y te enfrentas al jefe final mientras suena Painkiller. Una maravilla.
1. Alien: isolation
Sin duda el juego que más me ha me ha enganchado desde que retomé mi faceta gamer. En Alien: isolation encarnas a la hija de la teniente Ripley, Amanda, en busca de información sobre el paradero de la Nostromo y de su madre. Se trata de un survival horror realmente apasionante con una trama que no tiene nada que envidiar a la de muchas películas. ¿Da miedo? Mucho. Os lo digo yo, que no soy nada miedica para estas cosas. Y sustos de los buenos. El nivel de dificultad es considerable incluso poniéndolo en fácil; el alien es un hijo de puta que se las sabe todas y muchas veces no sabes ni por dónde te viene. Como en todo buen survival, las mínimas armas y búscate la vida con lo que encuentres.

Ni que decir tiene que es una lista tan subjetiva y tan "sentimental" que estoy seguro que nadie haría una igual. Todos ellos están disponibles para las principales plataformas, de modo que, si hay alguno que no conocéis y os interesa el mundillo, tomaos este post como una lista de recomendaciones navideñas.

22/12/15

El despertar de la Fuerza


 Bien, en primer lugar quiero decir que he intentado ver la nueva de Star Wars sin prejuicios; he ido con la mentalidad de sentarme en la butaca a disfrutar del espectáculo, no a sacarle pegas por todos lados para luego ir a internet a quejarme por todo. A pesar de esto, ha habido algunas cosas, cosas importantes, que no me han gustado. Por descontado, a continuación van spoilers a saco, así que si no la habéis visto, no sé que hacéis aquí.

Según empiezas a ver la nueva peli, ya desde el texto del principio, te haces una pregunta: ¿qué demonios ha pasado aquí? Hay algo llamado la Primera Orden, los malos, que no se sabe exactamente qué es ni de dónde ha salido, enfrentada a algo llamado La Resistencia, los buenos, que se enfrentan a la Primera Orden comandados por Leia Organa, ahora en el cargo de generala.  ¿Y la Nueva República? Sólo aparece de refilón. Yo supongo que la Primera Orden es un sector pro-Imperio que controla una serie de sistemas al margen de la Nueva República; que esa República, por motivos que se me escapan, tiene poco margen de maniobra para una confrontación militar directa y que en su lugar opta por dar apoyo a la resistencia. Y como todo esto son suposiciones mías, está claro que la trilogía-secuela arranca con una falta total de contexto. Hay quienes nos llaman a mantener la calma afirmando que todo esto quedará explicado en futuras películas. Sí, y en series, y en videojuegos, no te jode. Lo cierto es que, como episodio 7 que va después del episodio 6 no es bueno.

A esto hay que añadirle otra cosa. La peli empieza en un planeta desértico que es como Tatooine pero no es Tatooine, y acaba con la destrucción del superarma planetaria de la Primera Orden, que es como la Estrella de la Muerte pero no es la Estrella de la Muerte, con un ataque a pequeña escala sobre su punto débil. Algunos piensan que esto, junto con el hecho de que un robot esconda información crucial para la resistencia y un montón de cosas más, es un guiño al episodio 4. El problema es que cuando se acumulan tantísimos paralelismos con la trilogía clásica es más bien un calco y denota una vergonzosa falta de ideas o un terrible miedo a hacer algo nuevo. Al final, sumado a ese vacío histórico que hace difícil el encaje con el final de El retorno del jedi, te quedas con la sensación de que es más bien un remake de Una nueva esperanza que un episodio 7.

Los personajes: Leia no pega como jefa militar de la resistencia, eso ya de entrada. El perfil de Leia debería ser más bien político y yo me la imaginaba al frente de la Nueva República, asumiendo un papel parecido al de la maravillosa presidenta Roslin en la no menos maravillosa Battlestar Galactica. Pero como la Nueva República brilla por su ausencia, pues nada, ahí la metemos con calzador. Luego está Han Solo, que en treinta años no sólo no evoluciona, sino que involuciona, ya que por alguna razón que dudo mucho que sea lo suficientemente buena para que yo la acepte vuelve a su vida de contrabandista gañán. El momento Alien en el que quedan libres por la nave dos pulpos gigantes es para olvidar. Luke también brilla por su ausencia; al fin y al cabo la peli se trataba de buscar a Luke y en ese sentido no tengo nada que comentar. De momento.

Luego están los nuevos. Está Maz Kanata, una imitación de Yoda que regenta ese castillo de piratas donde vemos una imitación de la cantina de Mos Eisley. Sin comentarios. Luego está la capitana Phasma, la gran decepción: los muy cabrones nos la habían vendido muy bien en los tráilers, con una armadura que mola todo lo que quiere y más, pero luego en la película sólo hace el ridículo. Como el general Hux, que básicamente es el Moff Tarkin 2 pero con un carisma que es igual o inferior a 0.

Pero no todos son malos. Rey me ha encantado y tiene un sinfín de posibilidades en futuras películas, si no la cagan. Finn no me ha molestado mucho, y tengo que reconocer que incluso BB-8, que me caía mal antes de ver la película, me ha terminado gustando. Y Kylo Ren. Kylo, mira tú, es un personaje que a mucha gente no le ha gustado pero a mí sí. Por fin un malo con algo de personalidad más allá de ser, pues eso, el malo. Y eso que siempre vi con cierta suspicacia al novio de Hannah en Girls, el hombre que se corre en tu pierna dejando un manchote de semen con la forma de África.

La peli tiene muchas cosas buenas aparte de los que he mencionado arriba. El duelo de sables láser me resulto bonito, verosímil y con una coreografía nada pretenciosa. La muerte de Han Solo me dolió hasta a mí. El momento de aparición del Halcón Milenario me pareció espectácular, y eso sí es un buen guiño a las pelis clásicas. La batalla final fue apasionante. Pero para hablar de todo eso haría falta otra entrada, que mucho me temo que sería más corta que esta, lamentablemente.

Al final, una película más. Ni me pillaré el DVD y si la vuelvo a ver será un domingo aburrido que la pille por la tele. En el ranking estaría la quinta, entre los episodios 3 y 2.

15/12/15

Lo que es trabajar de comercial en Grupo Planeta

Ni un mes he durado. He recorrido muchos kilómetros, he conocido gente interesante, he visitado pueblos a tomar por saco que nunca más visitaré, tomado cafés en todo tipo de bares, he descubierto el placer que da quitarse la corbata y ponerse cómodo, en fin, un montón de cosas buenas, o al menos interesantes. También he tenido un accidente de tráfico por culpa del típico cretino que conduce mientras mira el Whatsapp, he tenido muchas dificultades para gestionar todo el tema porque con el horario era imposible, me he tragado muchas borderías y algún que otro grito. Lo he dejado yo, pero simplemente por no seguir prolongando lo inevitable.

Un poco de contexto: en 2010, Grupo Planeta, el grupo editorial más importante de España y uno de los primeros a nivel mundial, compró a la alemana Bertelsmann el 50% del Círculo de Lectores y en 2014 se hizo con el 50% del capital restante, por lo que ahora todo el Círculo es de Planeta. La base de datos de clientes que yo tenía era principalmente del Círculo, tanto socios como ex-socios que ya se habían borrado hace la tira de años,  y también gente que en algún momento de su vida había hecho alguna colección con Planeta e incautamente había dado su número sin saber que iba a recibir spam telefónico. Pero bueno, ya os digo, sobre todo gente del Círculo.

 El proceso empezaba con lo que llamamos concertación telefónica. Tenía una serie de fichas de una zona concreta para trabajar ese día, y lo primero que tenía que hacer era ir llamando para concertar una visita. A veces salía a la primera, otras veces costaba más que quisieran recibirme y a muchos costaba localizarlos. Algunos decían que sí pero luego no estaban en casa, o no abrían la puerta. Otros decían que ahora no podían porque estaban a punto de salir, y luego lo volvían a decir, y otra vez, hasta que al final terminaba por captar el mensaje. En algún caso colgaban antes de que terminara la frase. Era, en fin, todo el abanico de actitudes que uno se puede encontrar ante este tipo de llamadas. No le reprocho nada a nadie.

En la llamada tienes que seguir unas pautas que son importantes, porque cada palabra cuenta y la gente a la mínima te manda a la porra. Por ejemplo, cuando llamas a un socio del Círculo, tienes que decir que llamas porque es socio del Círculo para que el potencial cliente crea que la llamada viene del Círculo, aunque realmente no es así. Es un pequeño truco mental jedi que te permite seguir adelante sin tener que mentir. Luego hay que explicarle que estamos entregando una revista especial de [inserte mes aquí] con descuentos en tiendas y otros sitios, que no es otra cosa que el cebo que se pone para que la gente acepte la visita. Si la acepta, y sólo después de que la acepte, se le dice que el chico que hace el reparto se pasa en diez minutos a dejársela y de paso a hacerle cuatro preguntitas para mejorar el servicio. Toma, de propina. Y sí, el Gran Jefe me hacía fingir que la persona que hacía la llamada y la que hacía la visita no eran la misma. Los motivos puedo intuirlos, pero nunca me acabé de sentir cómodo haciendo eso.
Así que, para los inexpertos, cuando veáis una oferta de trabajo de comercial donde pone "visitas concertadas", que sepáis que seguramente tengáis que concertarlas vosotros mismos y pasar por un proceso similar. La ventaja que tiene la concertación telefónica respecto a la clásica puerta fría es que al menos los que te reciben suelen ser gente agradable, aunque sólo sea porque se aburren y quieren charlar. Poco más.

Cuando por fin llegas a la visita, lo primero que tienes que hacer es recordarle al cliente por qué estás ahí y rápidamente decir que necesitas una mesa y dos minutitos para hacerle las preguntas. No tienes que pedirlo, tienes prácticamente que exigirlo, sin que se note en el tono, claro. Con autoridad. El Gran Jefe me decía que "ni por favor ni hostias", literalmente. La mayoría te dejaban pasar sin ningún problema, ni autoridad ni hostias. Una vez allí, tenías que explicarle que el Círculo había comprado Planeta (de hecho es al revés como ya he explicado arriba, pero bueno, otro truco mental jedi) y que por tanto va a tener la revista de descuentos y un nuevo servicio. La revista de descuentos básicamente lo que ofrece son descuentos (¡sorpresa!) en alojamientos turísticos de toda España y al parecer está bastante bien. El nuevo servicio lo explicaré más tarde, porque primero hay que hablar de las preguntitas. Una encuesta, básicamente. La encuesta me la hacían disfrazar de estudio de mercado para mejorar el servicio, como ya lo había comentado antes, pero en realidad es una forma de obtener toda la información sobre el cliente, no sólo sobre sus gustos y preferencias, sino también sobre su situación económica y familiar, y algunos datos, como el DNI, que sólo sirven para que, llegado el momento de la venta, sólo necesites su número de cuenta y su firma y puedas salir pitando antes de que cambie de idea.

Cuando ya has sacado toda la información posible, llega el momento de explicar el "nuevo servicio". Esto consiste básicamente en que una vez al año te va a llamar un tipo de Planeta porque eres o fuiste socio del Círculo y blablabla, y para estrenar el servicio estamos dando a elegir entre dos productos, uno que es tal y otro que es cual. El cliente elige uno (o te dice que no quiere nada). Se lo enseñas explicándole que es una pasada, etc. etc., que le va a llegar en una semana y que si quiere que se lo mandemos por la mañana o por la tarde (en realidad da igual). Aquí es importante dar siempre por hecho que lo quiere y que se lo vamos a mandar, nunca preguntar porque es probable que entonces es probable que te digan no. De hecho, cuando un vendedor es muy bueno, muchos clientes ni siquiera se enteran de que están comprando. Y ya está. Para el año que viene la ficha de este cliente pondrá que está "activo" y tendrá un modus operandi distinto que sólo conozco de una manera muy superficial, pero que básicamente consiste en encasquetarle otro producto por un ligero aumento de la cuota. Suele colar.

¿Qué es lo que se vende? Pues de todo. Principalmente colecciones de libros y DVDs de diversa temática: infantil, naturaleza, arquitectura, arte. También hay cosas como vajillas, relojes de alta gama y robots de cocina. La calidad es buena. La relación calidad-precio, no tanto. Hay algunas cosas que se salvan, pero por lo general se venden cosas que ni de coña valen lo que te piden. Son productos exclusivos, sí, pero seguramente puedas encontrar algo similar a un precio menor. Supongo que por eso se recurre al marketing directo: muy poca gente iría a una tienda a comprar estas cosas. 


De hecho, los clientes que suelen comprar tienden a ser gente poco avispada. En la jerga del oficio se les denomina palomos. He visto hacer ventas sin ningún tipo de escrúpulo a gente mayor en una situación económica bastante difícil. El Gran Jefe casi llega a colarle dos colecciones de La Casa de Mickey Mouse, que lo emiten en la puta tele, a un abuelete con dos nietos, pero al final su mujer abortó la operación. El Gran Jefe es un crack en lo suyo, de todas formas. Él realmente cree que cada vez que hace una venta es un win-win, cuando en realidad es un win a secas. Por mucho que te cuenten en los cursos de formación.

Algo que ilustra a la perfección los dos párrafos anteriores, ya para ir terminando: hace unas semanas estuve googleando algunos productos para buscar su precio. Encontré algunos. En Milanuncios. Venían acompañados por una frase del tipo "me acaba de llegar esto y no lo quiero".

Y por todas estas cosas no me sentí capaz de continuar en la empresa. Que por otra parte es una empresa seria, ojo. Paga bien y puntualmente, te proporciona todo el equipo necesario y el ambiente de trabajo es bueno. No es como en otras empresas de las que lees historias terroríficas. Pero por lo demás es una cosa bastante jodida, sobre todo en el aspecto moral. Cuando llegué entré con otro chico que desapareció a los dos días, había una chica que llevaba unas pocas semanas y casi ni me dio tiempo a conocerla, detrás de mí entró otro y cuando me fui había otro nuevo.  Quitando al Gran Jefe y a uno de los jefes de equipo, que llevan más de diez años, la plantilla en general lleva bastante poco.

Me he extendido bastante en este post porque es lo que me gustaría haber encontrado a mí cuando acepté el trabajo, y no la mierda que se dice en Forocoches. Si has llegado aquí porque te estás planteando entrar en Planeta, enhorabuena, porque no encontrarás nada mejor en internet. Y para alguna duda que requiera una respuesta honesta y sin eufemismos, aquí me tienes.

Para los que me siguen habitualmente, sí, ya sé que había dicho que pensaba actualizar más a menudo contando como me iba, pero la verdad es que al llegar a casa sólo me quedaban fuerzas para cenar y meterme en la cama. Ahora inicio una nueva etapa de mi vida y espero que me vaya mejor.